Renovación

El día empezó como todos, con el despertador martilleando, snooze, 9 minutos, vuelta a empezar. El tedio, la rutina, eran ya tan absolutamente insoportables que cada mañana, al abrir los ojos, necesitaba pensar si era lunes o jueves, todos iguales parecían. Abrió el armario, traje gris, blusa blanca… en un alarde de creatividad calcetines rosas con flores diminutas, sutil inicio de su cambio.

Miró a su alrededor al coger la gabardina. El recibidor blanco, el salón tan ordenado, tan poco vivido como su propia vida. Estaba cansada de su monotonía, de su alta disponibilidad laboral, nada había en casa que la esperara, nadie la esperaba en casa, casi prefería estar en la oficina a regresar a ese hogar tan aséptico como una clínica privada. Miró a su alrededor y le dijo adiós a cada una de sus pertenencias dejando posar su mirada unos leves segundos. Nada de aquello le decía nada. Así que no perdió mucho más tiempo y se marchó dando el portazo que, en sentido metafórico, estaba deseando darle a su vida. Continue reading “Renovación”