Confieso

Te gritaría esta noche que te amo. Te lo gritaría a boca llena, rebosando mis pulmones de aire, aún sin saber si será así para siempre o sólo hoy será así.

Cuando, atendiendo a mi reclamo te tuviera a mi lado, me perdería en estudiar cada surco de tu rostro, dejando que mis dedos aprendan el tacto de tu piel, mirándote de frente con los ojos muy abiertos, llenándome de ti. Después, con mi cabeza descansada en el hueco de tu hombro, aspiraría tu aroma hasta poder reconocerlo y mi piel se erizaría siguiendo el ritmo metódico tu respiración, calma languidez de recién enamorados, tu mano jugando con la mía, ojos cerrados concentrados en sentir.

Todo eso siento esta noche… esta noche sola, sin ti.

 

Deja un comentario